Tan acostumbrada estoy al no que extraño el sí y la determinación con la que cedía, con gusto, a todas mis peticiones. Y yo a las suyas. ¿Nos vemos? sí/ ¿comemos helado? sí/ ¿luego hamburguesa? sí/ ¿vamos a montar bici? sí/ ¿vamos a santa elena? sí/ ¿vienes a mi casa? sí/ pero son las 2am…

Leer Más

(desped)Irse

Camilo tenía la letra cursiva más hermosa que había visto jamás. Su caligrafía no se alejaba de lo que él era: proliijo y bien portado. Es el único recuerdo del que puedo agarrarme, el resto de la historia son puros desencuentros y una despedida. Quizá me equivoque: nos conocimos a los cuatro años. Se fue…

Leer Más

Dos puntos: pausa

Me disgusta sentirme como una aplicación a la que ejecutan en segundo plano. Hace unos meses, en la oficina de un profesor que se debatía por qué los estudiantes de periodismo no quieren ser periodistas y si los estudiantes de derecho querrán ser abogados o los de medicina médicos y los de música músicos… le dije…

Leer Más